LOS JUECES INSISTEN EN MANTENER EN SECRETO SUS BIENES

Por una razón u otra, los jueces se resisten a hacer público su patrimonio. Desde hace más tres años, tanto la Corte Suprema como el Consejo de la Magistratura dan vueltas y siguen sin aprobar un régimen para garantizar que los ciudadanos tengan acceso a sus declaraciones juradas, algo que exige la Ley de Etica Pública. Por ahora rige un viejo sistema en el que es prácticamente imposible saber qué tiene un juez en su haber. Los proyectos de reforma que cosechan más apoyos son igualmente restrictivos. En la actualidad, las declaraciones de bienes de los jueces de todas las jerarquías son atesoradas por la Administración General de la Corte.

Se supone que cualquier persona que quiera consultarlas puede hacerlo si exhibe una razón que el administrador, Nicolás Reyes, evalúa atendible. Sin embargo, en la práctica, llegar al inventario de un juez es una misión imposible.

Incluso se presentó un amparo que pasó de juzgado en juzgado durante cuatro años (nadie lo quería resolver). A fines de 2003 se llegó a hablar de poner la lista de bienes y cuentas de cada juez en Internet.

El Consejo y la Corte se reunen periódicamente e intentan superar sus viejas peleas de poder. Pero todavía ni siquiera se pusieron de acuerdo sobre cuál de los dos organismos debe administrar las declaraciones juradas.

El otro plano en debate es qué información exigirle a los jueces en su presentación pública de bienes y qué requisitos poner a los ciudadanos que quieran conocerla.


EXTRACTO DE LA NOTA DE PÁGINA 12/ EL PAÍS.

--


Solo resta agregar una vieja frase de William Shakespeare:

"Mejor que con palabras la honestidad se muestra con acciones"


S.A

No hay comentarios: