COMUNICADO DE A.P.P SOBRE EL MOTÍN EN SANTIAGO DEL ESTERO

La Asociación Pensamiento Penal, emitió un documento sobre el motín.
La tragedia ocurrida el domingo 4 de noviembre en el Penal de Varones de Santiago del Estero, tiene unas dimensiones de tal magnitud que no pueden dejar de conmovernos en lo más hondo de nuestra humanidad, llenándonos de espanto, de indignación y vergüenza.
Más de treinta personas inmoladas en el fuego y los gases tóxicos, reclaman el rápido esclarecimiento de lo verdaderamente ocurrido tras los muros de la penitenciaría santiagueña, deslindando responsabilidades, sin ocultamientos, ni encubrimientos de ninguna índole.
El estado, en su rol de garante de los derechos fundamentales, no puede ni debe eludir sus compromisos, pues cualquiera que fuera la causa que desencadenó el fuego, la responsabilidad por la vida de los internos en una cárcel recae en la autoridad que dispuso su internación y, muy especial, la que tiene a su cargo la custodia durante el encierro.
Nunca la muerte es equivalente a la fuga, ni los intentos de evasión, si los hubiera habido, pueden justificar la inmolación de vidas humanas. La experiencia demuestra que la verdad sólo saldrá a la luz, si se permite una investigación llevada a cabo por funcionarios independientes y sin represalias a los internos que declaren, pues de lo contrario las responsabilidades, se diluirán en un mar de culpas compartidas.
Tragedias de esta naturaleza se suceden a través del tiempo sin solución de continuidad: Magdalena, Coronda, Córdoba Capital, Penitenciarías de Mendoza, corrientes y así sucesivamente. No hay establecimiento penitenciario que sea la excepción. Y las respuestas estatales se producen con igual continuidad: la solución no es otra que más de lo mismo, es decir, la promesa de más y mejores cárceles.
La cárcel no es natural a los hombres y todas las tentativas por humanizarlas han sido en vano. Se suceden los informes condenatorios elaborados por ONG`s especializadas y hasta por las propias entidades gubernamentales, que no pueden ocultar el horror de la privación de libertad, enormemente más cruel y despiadado que la mayoría de los crímenes que lo originan.
Esperamos y anhelamos, que este luctuoso hecho sirva para que la comunidad de Santiago del Estero, de un paso adelante y busque soluciones diferentes a la prisionización, al mero encierro de personas que nacieron libres en los “galpones de la violencia y la muerte”.
Soluciones que sabemos que en algún grado han sido encaradas, como la exitosa experiencia del Penal Abierto de Pinto, lo demuestra.
Desde nuestra asociación esperamos que esta carta abierta no sea sólo una manifestación de repudio por un hecho atroz, sino que – sin dejar de señalar los horrores que la cárcel conlleva – nos ponemos a disposición de las autoridades de Santiago del Estero, para colaborar en el esclarecimiento de las causas del siniestro y en la búsqueda de soluciones futuras, tanto al encierro, como al proceso penal que desencadenó en el mismo.
Santiago del Estero está de luto, pero el dolor no le debe impedir actuar decididamente.

Es momento, como dice el poeta, de no llorarse las mentiras, sino de cantarse las verdades.

Comunicado publicado en el diario panorama
-
S.A

3 comentarios:

JavierN dijo...

Es elogiable todo lo que realiza la asociación de pensamiento penal.
Recien estuve viendo la página, muy completa.

Mantenenos al tanto de lo que suceda!!!

Saludos

Matias JUAN dijo...

Seba, bien por vos al publicar el pensamiento de Jakobs, que por cierto no me llega, y creo que en el fondo piensa tal cual se expresa, por más que se excuse diciendo que él no hace más que contar lo que pasa en la realidad (su realidad). Te propongo poner qué piensa ZAFFA al respecto, que hasta lo que sé se encuentra en las antípodas del alemán, es más: escribió un librito llamado EL ENEMIGO DEL DERECHO PENAL. Si querés te doy una mano.

SALU2.

Seba A dijo...

Matias:

Conozco el libro. Lo leí y me pareció bastante bueno.

Hagamos lo de Zaffaroni, con todo gusto.
Arreglamos por mail.

Gracias por tu mensaje.

Abrazo,
Seba