DE UN ANARQUISTA ESPAÑOL III

CARTA DE GILBERT


No hace tanto tiempo en Picassent redacté un texto en memoria de un amigo muy querido: El Guiri. El día 19 de Julio murió mi amigo Francisco Ortiz Jiménez en el módulo FIES de Badajoz. La muerte merodea tan palpable por estos pasillos que yo mismo más de una vez me he preguntado si no había llegado el momento de irme. No llego a comprender porque resisto, últimamente tengo incluso la sensación de estar muerto. Quizá que resisto por el mismo sentimiento de Paz que perseguía Paco.

Murió Paco y yo estoy aquí vacío, sin embargo tengo que hablaros de él. Paco quería que su muerte sirviera de algo, que tuviera cierta resonancia en la calle para que unos y otros supieran que realidad nos ha tocado vivir. Paco era Fuerte. Quizá el mas fuerte de todos los “compas” con quienes me crucé por estos módulos. Es lo que quería dejar bien claro: - LA CARCEL NO LE HABIA VENCIDO -. En él esa frase no era un último grito de orgullo sino una verdad que solo los que le conocieron muy bien podíamos saber. Que difícil explicar, todo eso... Paco era un guerrero, así se definía y así se percibía, hubo un momento en que dejó de creer en la lucha. Había luchado unos largos 20 años. Es sin lugar a dudas el compa que más caña dio a la Institución Penitenciaria, siempre en la sombra, siempre jodiéndoles. Un amigo suyo, su amigo del alma Patxi Zamoro me dijo hace mas de una década en el módulo FIES de Jaén II que Paco era el hombre más temido por la Administración Carcelaria. Unos meses después tuve la oportunidad de conocerle en Valladolid. Nos supimos a la primera mirada y las palabras se hicieron superfluas. Patxi murió hace un par de años, tras denunciar el régimen FIES, todos lo que pudo. Murió en Libertad y en Paz cerca de su amada compañera. Aquí en Huelva un día por la mañana nos sacaron al patio, Paco no salía. No contestaba a la llamada de los carceleros que no se atrevían a entrar en la galería. Entonces comprendí en seguida que se había matado. Sabia que llevaba siempre encima mas de un centenar de pastillas y solo había logrado que me prometiera que al llegar la hora me lo dijera. La noche anterior se había despedido con una alusión que hubiera tenido que comprender pero le conteste maquinalmente sin dejar lo que estaba haciendo. Pedí a los carceleros que me dejaran ir hasta su celda que es vecina de la mía. Estaba ahí tumbado sobre su cama vestido y aseado... de repente me di cuenta que todavía respiraba. Intenté despertarle, al final abrió los ojos. No llame a los carceleros enseguida, sabia que Paco había decidido morir con la misma determinación con la que había luchado durante su vida. La única pregunta que me llenaba la mente era: ¿Y ahora que hago yo? - Como tantas veces él mismo nos dijo su vida le pertenecía y si él había decidido fríamente quitársela nadie podía otorgarse el derecho de impedirlo.

Al final logré que abriera los ojos pero no recobró la conciencia de si mismo, es cuando decidí llamar a los carceleros y presionarles para que entrasen enseguida con un médico en la galería y se lo llevaron rápidamente al hospital. Paco era mi amigo, lo quería ¿ Como pude guardar la sangre fría y en vez de llamar corriendo a los carceleros preguntarme lo que querría que yo hiciera ?. Algunos pensarán que he llegado a tal grado de deshumanización que la muerte de un amigo ha dejado de impresionarme. ¡¡Y una mierda!!. Mientras lo sacudía y lo abofeteaba para despertarle, las lágrimas me brotaban de los ojos. La muerte se ha hecho tan cotidiana entre nosotros, son tantos que se han ido, es tan largo el proceso de muerte lenta al que nos someten que la muerte se ha convertido en una liberación definitiva para quien opta por la misma. Paco ansiaba con toda su alma una liberación definitiva, una Paz para siempre ... 20 años luchando y unos pocos meses de libertad antes de volver al infierno de los módulos FIES lo mató.

Al comprender que nunca lograría esa Paz que todos anhelamos prefirió morir, lo mató el saber que pasara lo que pasara nunca podría disfrutar de la simplicidad de la vida mientras sus amigos seguían presos, y amigos, al menos compañeros, tenía muchos; todos los hombres y mujeres capaces de levantarse contra la cárcel desde su individualidad. Pocas semanas antes de su muerte recibí una carta suya en la que al salir de una mala racha, me gritaba sus ganas de vivir. Leyéndole pensé, o quise pensar que había cambiado de decisión y que se había puesto a caminar hacia la vida. Jaén le vino bien ... Aquí los tres habíamos dejado de luchar aceptando incluso lo inaceptable sin ni siquiera darnos cuenta e interiorizando la represión. Cuando los de arriba no pueden utilizar la fuerza bruta para aniquilarnos emplean métodos mas sutiles de despersonalización.

En un primer momento se hundió en Jaén y luego llegó Dani con sus eternas denuncias al sistema. Entonces Paco empezó a levantarse de nuevo y el hombre que desde hacía años solo cogía un boli en muy raras ocasiones empezó a denunciar su situación. Aquello solo era un paliativo a lo que el consideraba luchar de verdad, pero sin embargo ello le permitió recobrar el gusto por la vida. La lucha daba sentido a su vida, la lucha y la Paz dos conceptos distintos y contradictorios que nacían de un mismo impulso: la necesidad existencial de libertad, de ser libre y estar libre. Cuando comprendió que no podía conseguirlo prefirió morir con la dignidad que siempre supo guardar. Para mi aquel gesto, como estoy seguro que lo fue para él, no fue una derrota sino el último grito de Libertad que le quedaba.

No creo que su muerte aporte algo a la lucha contra la cárcel, una reflexión, quizá, así lo hubiera querido: que cada cual disfrute de los momentos de Paz que la vida ofrece y para la lucha que cada cual opte por el camino que más crea conveniente.

REVUELTA Y LIBERTAD

-

S.A

DE UN ANARQUISTA ESPAÑOL II

CARTA DE CLAUDIO

Nuestro querido compañero Francisco Ortiz Jiménez (PACO) ha muerto el pasado sábado 19 de Julio en la cárcel de Badajoz módulo 7 F.I.E.S. Se buscó la libertad a través del suicidio con una dosis mortal de pastillas, una forma muy dura para escaparse definitivamente de la realidad cárcel y Aislamiento que no podía soportar más. Paco lo conocí aquí en el módulo FIES de Huelva hace más de dos años y los apreciaba mucho, todos los que lo conocieron lo querían mucho. Me decía que “amaba la vida, la verdadera vida en plena libertad... pero no esta que llevamos aquí en un módulo de aislamiento... esta no era una vida que valiera la pena vivir”. Desde que entró en la cárcel la última vez, hace tres años, intentó por siete veces quitarse la vida, el último intento fue en Jaén II, cortándose las venas el 22 de marzo 03, pero no lo consiguió, la vida, demasiado fuerte en su corazón, rechazó a la muerte una vez más. Recuerdo que en una de sus cartas que recibimos me decía “increíble, parezco inmortal”. En Huelva cuando estaba aquí con nosotros lo intentó por dos veces, lo sacaron al hospital y regresó a los pocos días, como si no hubiera pasado nada... Un poco mareado eso sí, pero tranquilo en su determinación. “La vida –me decía- es un bien que nos pertenece a cada cual y tenemos el derecho indiscutible de hacer de ella lo mejor que queremos”. Paco se pasó casi toda su vida en la cárcel: Veinte años, luchando contra las injusticias del Sistema Penitenciario, luchando por la vida y la libertad de los demás y por la suya... y ahora después de tantos años le faltó la fuerza para volver a empezar. La última vez que hablé de el en un escrito comentaba su situación desde que salió de aquí en un traslado hacia Jaén II, anunciando anteriormente por una notificación de la Dirección donde ponía que “era debido a facilitar su recuperación”... eso de facilitar a alguien poniéndolo en Jaén II tenía tela (yo estuve por allí y se muy bien lo duro que es). Convirtieron su traslado en una especie de sanción encubierta y eso que acababa de salir del hospital... demuestra por si fuera necesario, lo mucho que nos quieren los de Instituciones Penitenciarias.

Haber puesto allí a nuestro compañero para “propiciar su adaptación” fue una descarada mentira, allí se destruyen a los presos. Se intenta aniquilar, quitándole lo poco de alegría que aún le queda. Podéis imaginaros su malestar en el maloliente módulo Fies de Jaén II, allí aislado, al oscuro, solo y en silencio, el lugar idóneo y lo más parecido a una tumba, no acaso también allí intentó otra vez quitarse la vida. A pesar de su situación y estado de ánimo, junto a los presos que llegaron luego protagonizó una lucha para bloquear el proyecto que tenían pensado, convertir el FIES de Jaén II en un módulo de Doble Utilización para Presos FIES de Primera y de Segunda Fase, al igual que el de Picassent (Valencia), las protestas a todos los niveles fueron eficaces y la dirección no pudo conseguir lo deseado, Paco fué trasladado al FIES de Badajoz un Modulo de Segunda Pase donde murió. Y ahora que no nos vengan con gilipolleces, porque para nosotros está clarísimo, toda muerte en una cárcel es un crimen de Estado, ellos son los responsables de crear las condiciones para que eso suceda. Resulta difícil hacer comprender a los demás el porqué pasan cosas así, ¿Como explicar la realidad que vivimos y los daños que provocan en cada uno de nosotros los años y años de Aislamiento?.

En el encuentro que tuvo lugar en Holanda en Diciembre de 2002, se comentó que "el aislamiento es una de las formas más extremas de represión, algo así como la tortura física o el asesinato, un medio para destruir las ideas en general y las políticas en particular, una tortura blanca concebida para eliminar al preso". Yo añadiría también el aspecto vengativo del aislamiento... una particular venganza del sistema de dominio, contra los que por una razón u otra, se han puesto en su contra y han rechazado cualquier intento de sumisión. Hablar de aislamiento es acercarse a una realidad de muerte que cuesta mucho entender, cuando no se habla de muerte física se puede tranquilamente hablar de cerebral, la locura ronda por estos pasillos. Hasta los expertos del ministerio no pueden negar el desequilibrio mental del preso después de 10 años pasados en aislamientos. Es por decirlo de una manera sencilla, el haber reemplazado la pena de muerte con algo peor como el encierro en vida por un tiempo indeterminado.

Vivir Así las 24 Horas del día entre un chabolo donde solo se ve un trozo de cielo y en un patio de pocos metros cuadrados, es algo que produce efectos psicológicos devastadores en la personalidad del preso. El poder tiene en sus manos una máquina de destrucción más eficaz que la silla eléctrica y eso es justamente lo que cuesta mucho entender a la mayoría de las personas libres. Hasta que no lleguemos a equiparar al aislamiento igual a la pena de muerte, cualquier lucha contra la cárcel se convertirá en algo superficial y de escasa posibilidad de progresión... porque se estaría olvidando la parte más importante, más aniquiladora, y la más efectiva de todo el conjunto del Sistema represivo social puesto en acto últimamente. Como presos sabemos que no tenemos otra opción, desgraciadamente hace tiempo que estamos saboreando el venenoso ambiente de la cárcel, sabemos que si páramos de reivindicar nuestros derechos, vamos a perder todo lo poco que hasta ahora hemos conseguido. Así que seguiremos siendo lo que somos... unos presos... sin opción a elegir que seguir luchando y viviendo por algo en que creemos, pero mucho me temo que las lágrimas que cayeron para nuestro amado Paco seguirán cayendo para muchos más ... si entre todos/as no ponemos un freno a estos bestias que nos dominan.

Los del módulo FIES de Huelva

-

S.A

DE UN ANARQUISTA ESPAÑOL


Me la envió el profesor español Jorge F. Fernandez


Apreciado Sebastián: le aporto este texto

Esta carta pretende ser breve y concisa pero, sobretodo, póstuma. Como sabréis, al menos la mayoría, he pagado 20 años de cárcel íntegros, de los que pasé entre confinamiento solitario, y desde el 91, en régimen F.I.ES 1 R.E, casi 17 años. En la actualidad, tras un breve paréntesis de 6 meses de libertad, casado, hijo abortado y por ello separado, llevo 3 años y 13 días preso, desde el primer día -por la cara- en régimen FIES; Málaga, Alicante, Picassent, Huelva, Jaén y Badajoz ahora mismo. Soy libertario -adentro y afuera- desde que tengo uso de razón y tanto en la calle como preso he luchado por ello; por poner un granito de arena y cambiar en la medida que sea el actual existente de continuo atropello del capitalismo más fascista y salvaje. Por la circunstancias (23 años de mazmorras exterminadoras) mi lucha ha sido más fuerte en la cárcel (aunque en la calle también se dieron más de dos buenos “palos” de sabotaje al enemigo, que no describo por espacio y por preservar a otros). En 20 años no hubo ni un solo año de motines en los que no intervine directamente en todos sus aspectos: ideológicos, estratégicos y acción directa. Y como es bien sabido mantuvimos en jaque a todo un gobierno durante más de una década a pesar de su durísima represión. Pero, ¿qué pasa ahora? En 3 años solo ha faltado que tanto a Claudio, Gilbert y a mi, nos amordacen las bocas –textualmente- He disfrutado de pequeños triunfos sobre estos perros, pero yo, Francisco Ortiz Jiménez, contribuí directísimamente en el cese de Directores Generales del Centro Directivo, Directores, Carceleros mayores de bastantes cárceles y bastantes elementos subalternos. Esto es; oportunidad de acción nula, aun así donde me halle hay armonía entre los presos y en algunos sitios damos algún que otro palo, pero, en general y resumiendo, el 99 por 100 de los presos, y hablo de los FIES (de los demás más o menos lo mismo) están “dormidos” a base de pastillas diarias y contra eso no vale la labor cotidiana de, uno por uno, concienciarlo para que dejen de tomar esa mierda que les mantienen pasivos. ¡Dormidos!, Aunque hablen y anden. Y no vale porque esto es como el “Gran Hermano” si ven que vas triunfando te trasladan...y vuelta a empezar. Razonada, de un modo íntimamente personal y sin importarme la opinión contraria de absolutamente nadie (que al respecto no la pido) en los últimos años he decidido (decidí hace ya tiempo) dejar de existir. Intente suicidarme varias veces , sin “éxito”, en cada una de ellas (estando totalmente sano, fuerte y buen aspecto, sin anticuerpos de nada ni na de na, con 43 años pero con aspecto joven) deje una o dos cartas reivindicativas; libertad a los presos enfermos; fin del FIES y de la dispersión y acusaba al C.D y a toda esta banda de canallas azules, de inducción al suicidio, así como a los jueces de vigilancia por acción u omisión (cada intento de suicidio tenia como terapia una sanción) La cárcel, Madrid intentando hacer valer, digo yo, que lo hacia porque no estaba en mis cabales, me hicieron examinar a fondo por un psicólogo extrapenitenciario en Huelva y , en el hospital de Jaén por el psiquiatra y la psicóloga, ambos “expertos”. Y la cosa les salio rana (aquí adjunto el informe literalmente trascrito de los originales) Sea como sea voy a morir, porque así lo decido yo, libre y conscientemente. Y lo haré con una gran sobredosis de las pastillas que les dan a la gente y no por casualidad; sé que no cuajará, ojalá, pero me encantaría que reflexionaran aunque solo fuesen la mitad. Y, en cualquier caso, no muero “solo” por que “quiero” (AMO LA VIDA Y DESEO VIVIR) si no por que no puedo vivir así más; como una fiera enjaulada en departamentos que parecen secretos militares, donde no valen para los perros guardianes, por ordenes de sus jefes ni las propias leyes que dictan las víboras de traje y corbata que gobiernan en nombre de los de siempre; Donde no te reconocen más dignidad que la que tu te haces valer en solitario, de forma individual; Donde la mayoría de las veces no tienes otra “defensa” posible que tu voz luciferina por la que te empapelan a partes para justificar lo fiera que eres (adjunto 4 partes, 4 pequeños ejemplos de defensa en solitario de tu dignidad, asumiendo lo que venga después con total entereza, que la entereza y la valentía y la lealtad JAMAS me falto. Total, que me MUERO, por mi, por todos mis compañeros; por la dignidad de todo ser humano y por un mundo libre, de hombres y mujeres DESPIERTOS y sin cárceles.
¡INSUMISIÓN! ¡INSURRECCIÓN! ¡ANARQUÍA, LIBERTAD Y DIGNIDAD!
Ortiz Jiménez
-
Gracias Jorge,
Saludos,
S.A

LA CÁMARA DE CASACIÓN ORDENÓ LA LIBERACIÓN DE CHABÁN


Libre por un juicio demorado


¿Omar Chabán debe estar libre, a pesar de estar acusado de provocar la muerte de 194 personas?


Los familiares de los muertos, los sobrevivientes ilesos y heridos, en su mayoría, piensan que no, que debería estar tras las rejas. Pero la justicia no es la venganza de las víctimas, sino el sometimiento a los tribunales para decidir según la ley, ante la cual somos todos iguales.


Esa ley es justamente la que dice que todos gozamos de la presunción de inocencia, que sólo puede desaparecer con una condena firme.

Por lo tanto, el encierro, que es la excepción, sólo correspondería cuando recae condena sobre un acusado, con las excepciones que prevé el propio código: que haya peligro de fuga o entorpecimiento de la investigación.


El 70 por ciento de los presos de las cárceles argentinas está encerrado sin condena, es decir, está procesado con prisión preventiva. Los tratados internacionales prevén que este estado no puede extenderse más allá de dos años, un plazo razonable para que el Estado juzgue al acusado y le de certeza sobre su culpabilidad o no.


Chabán lleva más de dos años preso sin sentencia. No es su culpa que el Estado aún no lo haya juzgado. Y ésa es la razón por la cual la Cámara de Casación decidió no prorrogar la prisión preventiva y excarcelarlo a partir del viernes próximo. Casualidad o no, el mismo día en que Aníbal Ibarra jurará como legislador.


Una jurisprudencia que se está abriendo camino entre algunas salas de la Cámara del Crimen y de la Cámara de Casación penal sostiene el criterio que por más grave que sea el delito que se le achaca al imputado, debe esperar el juicio en libertad.


Chabán, para los jueces de la Cámara del Crimen Gustavo Bruzzone y María Laura Garrigós de Rébori, por mayoría, debía esperar así el juicio y lo liberaron. La Cámara de Casación rechazó esa pretensión y lo volvió a encarcelar. Pero como pasaron dos años y medio sin proceso, los jueces de la Sala III urgieron a que se haga el juicio oral y prorrogaron la prisión preventiva.


Pero el tribunal oral a cargo del juicio no podrá comenzarlo, sino hasta el primer semestre del año próximo, por lo que prorrogó la prisión preventiva por seis meses más. La Cámara de Casación, casi ofendida, anuló la prórroga y le recordó al tribunal oral que debe acatar las disposiciones de los tribunales superiores.


Por eso, porque pasó demasiado tiempo sin que el Estado le dé certeza sobre su culpa o su inocencia, Chabán recuperará la libertad hasta que termine el juicio.


Ahora, si somos todos iguales ante la ley, ¿por qué el 70 por ciento de los detenidos está preso sin condena y muchos de ellos durante mucho más que dos años?
-
Hasta aquí la nota del diario LA NACION
-
La nota me parece correcta.

Que se apliquen las garantías para Chabán y no para el resto ( el 70% sin sentencia, con prisión preventiva que, en muchos casos, excede el plazo de 2 años ) genera, indefectiblemente, un sensación -que es acorde con la realidad- de injusticia. Por supuesto, como es lógico, está se acrecienta en los familiares de las víctimas.

Lograr que haya equidad es una de las misiones del derecho...
Creo que muchos de los operadores jurídicos deberían sincerarse y decirle al resto:
" te la debo.."
-
S.A