DE JUECES Y DE LEYES Y DE VALIOSOS COMENTARIOS

Breve anécdota.
Tiempo y espacio: Enero. Punta del este. Casino. Mesa de Black Jack.
Mientras el azar no me acompañaba, bebía algo para pasar el mal momento. A mi derecha un Sr –quien tenía una suerte increíble – y a mi izquierda otro con pésima suerte. Creo que le iba peor que a mí. Al rato, éste último pide un trago al mozo. Este se acerca y se lo da, recibiendo a cambio una pequeña ficha color rojo. Al retirarse el mozo le dice, aunque en voz baja, al oído: Gracias Su Señoría….y esboza una sonrisa. Lógicamente me llamó la atención. Pasan las cartas, saco 20, el croupier 21 y así sucesivamente me va quitando la plata. Los astros no me eran propicios. Decido hacer un parate para ir a fumar…y como allí también rige la estúpida ley, debo excluirme en una escalera , cerca de la cocina del casino , al aire libre y sin posibilidades de moverme mucho. Enseguida, las dos personas con quienes compartía la mesa aparecen en la escena. Se disponían a fumar también. Me hacen un comentario y como si supiera lo que digo, me pongo a criticar la maldita ley antitabaco, con mi posición Bovineana del tema, mientras ellos asienten con la cabeza algunas de mis palabras. Continua el dialogo, y me preguntaban de donde era, qué hacía y demás. Respondo y realizo la misma pregunta. En fin, ellos eran dos jueces de Uruguay – de quienes preservo los nombres, ya que no tiene importancia -, que lógicamente no pretendían ser descubiertos ( más allá del comentario del mozo ) y que estaban divirtiéndose un rato. Comenzamos a hablar de derecho y demás. Aclaro aquí, aunque debería haberlo hecho antes, que yo “ sé de ingeniería y sospecho de derecho” , por lo tanto me dediqué a escuchar , más que a omitir opinión. -Muy contrario a lo que hago en esta página donde opino descaradamente y Uds. soportan leerme- La cuestión es que ellos tenían posiciones totalmente antagónicas. Uno parecía ser bastante estricto y respetar la ley a raja tabla, tomando en cuenta “la idea del legislador al momento de la implementación legal” . Pero, la sorpresa era la posición del otro. Manifestó que siempre, de forma automática, él actuaba así – siempre que podía -; Si llegaba una causa por robo, la transformaba en hurto. Si llegaba por homicidio agravado, la transformaba en homicidio simple. Dijo no estar de acuerdo con la mayoría de la leyes, y entonces actuaba de esta manera. Estas posiciones opuestas, me hicieron acordar a un librito que me dieron en la facu (“los exploradores de cavernas”) En fin, la charla se fue desviando. Vale comentar que este juez , tan contrariado con las leyes, había recibido muchísimos pedidos de juicio político y algunas “sanciones” de los tribunales superiores…pero él seguía convencido de que actuaba bien. No entiendo su posición. Si realmente baja las carátulas, de manera automática, para beneficiar a los acusados no me parece que esté actuando bien. Capaz se sentiría más cómodo en el congreso , participando de la creación de las leyes. Pero no, es juez y no sé si esta en el lugar adecuado. Pero, aparentemente, así creía actuar correctamente y cumplir sus funciones. Bueno, quería compartir - para quien guste leer - esta pequeña anécdota que me dejó pensando unos días.



Mario Juliano dijo:

Me parece que lo que ese juez hace es prevaricar, ello en tanto y en cuanto haga una aplicación caprichosa y antojadiza de la ley. Distinto el caso que en función de una concepción jerárquica del orden jurídico (en cuyo vértice se encuentra la Constitución y el derecho internacional de los derechos humanos) un juez pueda reputar que una ley no se compadece con el mismo y por ello deje de aplicarla o declare su inconstitucionalidad, lo cual no es sustituirse en el rol del legislador, sino cumplir con el control difuso de constitucionalidad. Lo que sí tengo que felicitarlos es por su presencia apostadora en el Casino, como cualquier ser humano. En nuestro país hay una tradición, asentada en el "decoro" que deben mantener los jueces, que parece impedir que puedan jugar a los juegos habilitados en los casinos oficiales (confieso que en mi caso, hasta ahora, solo me he animado a acompañar a amigos al casino y ver como juegan ellos, pero sin poner mano sobre las fichas). Considero que el hecho que un juez apueste su dinero y disponga de él como mejor le parezca, no desmerece su condición de tal, y muy por el contrario, lo coloca donde debe estar, es decir, a la misma altura del resto de sus semejantes, con sus mismas miserias y pasiones. Pero así como estas faltas al "decoro" puede convertirse en causales para comerse un jury, no suele suceder lo propio cuando los jueces prevarican el significado de las leyes y se pasan por allí donde no les da el sol a la Constitución.

Bovino agregó:

ese juez hace lo mismo que cotidianamente hacen muchos jueces de todas las jerarquías, crear excepciones dándole a la policía facultades que no tiene; declarar la inconstitucionalidad del límite temporal de la p.p; enviar a cientos de personas a la cárcel en condiciones infrahumanas; ignorar concientemente los plazos legales con la "justificación" de que son "ordenatorios"...¿eso no es prevaricato?

Concluí diciendo:

Más que excepciones, son delitos directamente. Este juez, y muchos otros, cometen delitos ( más graves aún que los cometidos por muchos de los que juzgan ) con cada fallo que emiten. Y sí , claramente tenés razón. En ambos casos, es prevaricato.
-
S.A

2 comentarios:

Anónimo dijo...

LA ANÉCDOTA ES GENIAL Y LA REDACTASTE DE MANERA TAL QUE ES ENTRETENIDA LEERLA.

AHORA EN SERIO, UN DESASTRE ESE JUEZ Y TAMBIÉN UN DESASTRE LOS JUECES QUE ACTUAN COMO MARCÓ BOVINO...EN FIN MEJOR SERÍA QUE NO EXISTAN MÁS NINGUNO DE LOS DOS

UN ABRAZO,
ADNRES M.

Anónimo dijo...

Seba: muy buena la anécdota. Quiero aclarar que no estoy de acuerdo con la postura positivista traducida mundanamente en "la ley es la ley y hay que aplicarla más allá de que sea buena o mala, justa o injusta". Me parece bien que los jueces interpreten las normas jurídicamente viendo más profundo que la letra de ellas. Sin embargo este juez se excedió en ese espacio de discrecionalidad. Los jueces no deben ser meros automatas que apliquen la ley sin ninguna otra consideración, deben tener en cuenta la realidad social ya que la norma puede convertirse en desuetuda por el paso del tiempo.
El garantismo salvaje que aplica el juez uruguayo tiene que ver con su ideología y a la vez, creo con un fenómeno llamado anomia que describe magistralmente Carlos Nino en "Un país al margen de la ley". La anomia consiste en la inobservancia de las normas, conducta más que típica entre los ciudadanos argentinos pero intolerable en un juez. El debe aplicar la ley, interpretarla pero no desvirtuarla por meros caprichos.
Creo en la escuela del realismo jurídico. El asunto no es como lo plantea Kelsen: "el derecho es una ciencia puramente descriptiva y valorativamente neutra...". Los jueces son personas que piensan, sienten y viven como cualquier ser vivo y me parece bien que no se atengan a la fría letra de la ley pero deberían encontrar un equilibrio porque sino la subjetividad podría convertirse en injusticia.
Disculpas si el comentario fue un poco redundante.
Abrazo

CF