NO HUBO VIOLACIÓN AL DEBER DE CUIDADO


El 7 de diciembre pasado, a la medianoche, Héctor Guidobomo conducía su auto por la Avenida Lugones cuando imprevistamente atropelló a una persona que caminaba por el medio de la cinta asfáltica en una zona no habilitada para el cruce peatonal.


Ante ese hecho, se abrió una causa penal por homicidio culposo, pero esta semana el juez Horacio Azzolín cerró la investigación sobreseyendo al conductor tras entender que no había violado ningún deber de cuidado y que el accidente “es uno de los casos que quedan reservados a la fatalidad”.


La resolución del titular del Juzgado en lo Criminal de Instrucción n° 4 tuvo lugar luego de analizar la declaración de los testigos y las pruebas recolectadas, de lo que concluyó que “dadas las circunstancias concretas de circulación al tiempo del hecho, el imputado tenía dominio del auto aunque no pudo evitar la producción del hecho dañoso”.En ese sentido, el magistrado entendió que el hecho atribuible al imputado no puede resultar típicamente relevante a los fines del artículo 84 del Código Penal, ya que “estaba circulando en una vía habilitada exclusivamente para vehículos, sin sendas peatonales ni veredas donde puedan pasar peatones”.“En otras palabras: la calle es para los autos, la vereda para los peatones”, sintetizó Azzolín.


En cuanto a la velocidad a la que circulaba el conductor, la misma no se pudo establecer pericialmente, aunque el juez estimó que “era elevada porque él mismo lo reconoce y porque el evento ocurrió en una autopista donde la gente de ordinario va rápido”.


De todas maneras, remarcó que al no probarse con rigor científico la conducta antirreglamentaria de circular a alta velocidad tampoco se le puede atribuir.


Por otra parte, Azzolín también recurrió a la teoría de Jakobs.Esta sostiene que la sociedad actual permite determinados riesgos, como manejar por ejemplo, y que se puede imputar a una persona por una conducta delictiva no cuando hace una actividad riesgosa sino cuando con su conducta agrava ese riesgo permitido.


“Desde este punto de vista parecería ser que nuestro imputado no agravó el riesgo permitido porque hizo lo que se esperaba que haga”, expresa el fallo.


-
Fuente: Diariojudicial /



Fallo: c. nº 67.854/07 "Guidobono Héctor Eduardo"

-

Se escuchan opiniones coherentes e incoherentes.

S.A

LAS MARAS II



"Que pedo homitos -muchacho de casa y/o amigo cercano -de la gran mara salvatrucha, aquí les hablan las homitas de la Mara Salvatrucha 13 de por la calle 10 sur ¿Porque malditos será que los cogidos por la Policía negros panochas siempre hablan una verga (un montón) de mierda y corren a cambiarse los pañales? Gizmo y Diablo y especialmente ustedes las ratas del barrio de la panocha sur oeste (SW South West), malditos hijos sin vergüenza.Bueno, de cualquier forma yo siempre quiero dar la gran garra a mis homies dela gran mala mara salvatrucha 13 .: (3 puntos tatuados o escritos significan “Mivida loca”) ustedes ya saben que pedo con los chavalas que siempre corren acambiarse los pañales, ja, ja, ja, ja!!!!!! A las ratas del barrio de la panocha suroeste dejen de estar chingando a escondidas y paren cagarse en la escuela porque ustedes no cargan mierda mas que en sus pañales, ja, ja, ja, ja!!!!!Cierren el hocico y la garra para las homitas de la pandilla MS 13, ya saben que pedo con la mara por la calle 10 sur bien metida, asi que trucha con la gran mala mara salvatrucha 13 mi vida loca, azul es la neta por la 10 sur"

Conversación de una joven mujer Mara Salvatrucha en New Jersey


Extraido de Análisis De La Mara Salvatrucha - Gobierno Del Estado De Guanajuato - Secretaría De Seguridad Pública

-
S.A

GRAFITI

Uruguay - 2008

-

"Aunque lo más polémico del precepto fue el registro domiciliario sin orden de un juez, cosa que los tribunales se apresuraron en declarar inconstitucional –forzando así la dimisión del Ministro-, buena parte de su articulado sigue en vigor..."

Antonio Escohotado, Inseguridad Ciudadana.

-

S.A

DE JUECES Y DE LEYES Y DE VALIOSOS COMENTARIOS

Breve anécdota.
Tiempo y espacio: Enero. Punta del este. Casino. Mesa de Black Jack.
Mientras el azar no me acompañaba, bebía algo para pasar el mal momento. A mi derecha un Sr –quien tenía una suerte increíble – y a mi izquierda otro con pésima suerte. Creo que le iba peor que a mí. Al rato, éste último pide un trago al mozo. Este se acerca y se lo da, recibiendo a cambio una pequeña ficha color rojo. Al retirarse el mozo le dice, aunque en voz baja, al oído: Gracias Su Señoría….y esboza una sonrisa. Lógicamente me llamó la atención. Pasan las cartas, saco 20, el croupier 21 y así sucesivamente me va quitando la plata. Los astros no me eran propicios. Decido hacer un parate para ir a fumar…y como allí también rige la estúpida ley, debo excluirme en una escalera , cerca de la cocina del casino , al aire libre y sin posibilidades de moverme mucho. Enseguida, las dos personas con quienes compartía la mesa aparecen en la escena. Se disponían a fumar también. Me hacen un comentario y como si supiera lo que digo, me pongo a criticar la maldita ley antitabaco, con mi posición Bovineana del tema, mientras ellos asienten con la cabeza algunas de mis palabras. Continua el dialogo, y me preguntaban de donde era, qué hacía y demás. Respondo y realizo la misma pregunta. En fin, ellos eran dos jueces de Uruguay – de quienes preservo los nombres, ya que no tiene importancia -, que lógicamente no pretendían ser descubiertos ( más allá del comentario del mozo ) y que estaban divirtiéndose un rato. Comenzamos a hablar de derecho y demás. Aclaro aquí, aunque debería haberlo hecho antes, que yo “ sé de ingeniería y sospecho de derecho” , por lo tanto me dediqué a escuchar , más que a omitir opinión. -Muy contrario a lo que hago en esta página donde opino descaradamente y Uds. soportan leerme- La cuestión es que ellos tenían posiciones totalmente antagónicas. Uno parecía ser bastante estricto y respetar la ley a raja tabla, tomando en cuenta “la idea del legislador al momento de la implementación legal” . Pero, la sorpresa era la posición del otro. Manifestó que siempre, de forma automática, él actuaba así – siempre que podía -; Si llegaba una causa por robo, la transformaba en hurto. Si llegaba por homicidio agravado, la transformaba en homicidio simple. Dijo no estar de acuerdo con la mayoría de la leyes, y entonces actuaba de esta manera. Estas posiciones opuestas, me hicieron acordar a un librito que me dieron en la facu (“los exploradores de cavernas”) En fin, la charla se fue desviando. Vale comentar que este juez , tan contrariado con las leyes, había recibido muchísimos pedidos de juicio político y algunas “sanciones” de los tribunales superiores…pero él seguía convencido de que actuaba bien. No entiendo su posición. Si realmente baja las carátulas, de manera automática, para beneficiar a los acusados no me parece que esté actuando bien. Capaz se sentiría más cómodo en el congreso , participando de la creación de las leyes. Pero no, es juez y no sé si esta en el lugar adecuado. Pero, aparentemente, así creía actuar correctamente y cumplir sus funciones. Bueno, quería compartir - para quien guste leer - esta pequeña anécdota que me dejó pensando unos días.



Mario Juliano dijo:

Me parece que lo que ese juez hace es prevaricar, ello en tanto y en cuanto haga una aplicación caprichosa y antojadiza de la ley. Distinto el caso que en función de una concepción jerárquica del orden jurídico (en cuyo vértice se encuentra la Constitución y el derecho internacional de los derechos humanos) un juez pueda reputar que una ley no se compadece con el mismo y por ello deje de aplicarla o declare su inconstitucionalidad, lo cual no es sustituirse en el rol del legislador, sino cumplir con el control difuso de constitucionalidad. Lo que sí tengo que felicitarlos es por su presencia apostadora en el Casino, como cualquier ser humano. En nuestro país hay una tradición, asentada en el "decoro" que deben mantener los jueces, que parece impedir que puedan jugar a los juegos habilitados en los casinos oficiales (confieso que en mi caso, hasta ahora, solo me he animado a acompañar a amigos al casino y ver como juegan ellos, pero sin poner mano sobre las fichas). Considero que el hecho que un juez apueste su dinero y disponga de él como mejor le parezca, no desmerece su condición de tal, y muy por el contrario, lo coloca donde debe estar, es decir, a la misma altura del resto de sus semejantes, con sus mismas miserias y pasiones. Pero así como estas faltas al "decoro" puede convertirse en causales para comerse un jury, no suele suceder lo propio cuando los jueces prevarican el significado de las leyes y se pasan por allí donde no les da el sol a la Constitución.

Bovino agregó:

ese juez hace lo mismo que cotidianamente hacen muchos jueces de todas las jerarquías, crear excepciones dándole a la policía facultades que no tiene; declarar la inconstitucionalidad del límite temporal de la p.p; enviar a cientos de personas a la cárcel en condiciones infrahumanas; ignorar concientemente los plazos legales con la "justificación" de que son "ordenatorios"...¿eso no es prevaricato?

Concluí diciendo:

Más que excepciones, son delitos directamente. Este juez, y muchos otros, cometen delitos ( más graves aún que los cometidos por muchos de los que juzgan ) con cada fallo que emiten. Y sí , claramente tenés razón. En ambos casos, es prevaricato.
-
S.A

LAS MARAS


Pandillas, corrupción y delito organizado.
"En Argentina existen Maras en un estado embrionario"
Durante su estadía en Mar del Plata la socióloga especialista en el estudio de las Maras, Laura Etcharren dialogó con LA CAPITAL acerca de esa problemática que, según advierte, existe en estado embrionario en Argentina.
Originarias de Centroamérica, esta forma particular de organización delictiva avanza de manera organizada y sistemática sobre Latinoamérica. "Las maras bajan hacia el sur", sentenció la licenciada Etcharren que prepara para marzo el lanzamiento de su libro "Esperando las maras. El estado embrionario en Argentina".

- ¿Qué son las maras? ¿Cómo y dónde surgen?-
Etimológicamente la palabra mara viene de las hormigas marabuntas. Una especie que arrasa con todo lo que encuentra a su paso. En lo social, actualmente, hay que hacer una diferenciación entre maras y pandillas. Esto es muy importante porque si nosotros seguimos confundiendo unas con otras estamos incurriendo en un gran error.Hay un gran desconocimiento, ignorancia voluntaria, mucha precariedad teórica y demasiada precariedad empírica a la hora de abordar una problemática como esta. Esa confusión hace que el tema no se pueda encarar de manera concreta. Que no exista una definición concreta de lo que es una mara hasta el momento es una cosa. No obstante, si hay algo más concreto respecto de las pandillas.En un principio las maras surgen en Centroamérica, más precisamente en El Salvador.Eran pandillas emergentes de la pobreza, de la exclusión social, algunos resabios que quedaron de las guerras civiles que se produjeron en los países de la región, de algunas guerrillas. Así surge la "Mara Salvatrucha" y la "M-18", que son rivales que entran en el campo de la acción a través de la lucha por el barrio.

-¿Siempre dentro de El Salvador?-
Sí, siempre en El Salvador pero paulatinamente se van extendiendo por Honduras, por Guatemala, en menor medida por Nicaragua. Aunque los focos de acción principales son El Salvador, Honduras y Guatemala. Estos son los países de Centroamérica más comprometidos en el tema de las maras y en los cuales todos los planes que se llevaron adelante para erradicarlas lo único que lograron fue rebrotar el fenómeno y abrirles un espacio propicio para que proliferen, las pandillas por un lado y las maras por otro.

-¿Cuál es la diferencia entre unas y otras?-
Una pandilla propiamente dicha en un 90% está compuesta por chicos que emergen de la violencia y la exclusión social.Son víctimas del sistema que se juntan para tener un poder que individualmente no tienen y que creen que lo van a obtener mediante la unión. Son chicos que están con el merodeo de la marihuana, del paco, delitos menores, etc. Esos mismos chicos, con el paso del tiempo y debido a una necesidad de tener más poder, son puestos en una especie de panóptico para los verdaderos narcoterroristas. Es decir, están vigilados por estos últimos para saber cuáles de ellos son los más aptos para trascender la pandilla. Se fijan cuáles de esos chicos tiene más ansias de poder y cuáles creen que son los más moldeables para ingresarlos, ahora sí, al mundo de las maras.

-¿Qué características tienen las maras en su forma de actuar?-
Este mundo es el mundo del crimen organizado, el narcoterrorismo, los escuadrones de la muerte. Agarran a estos chicos y los mandan a realizar delitos que los cabecillas del narcoterrorismo no realizarían. De ese modo los chicos dejan las pandillas, dejan la lucha por el barrio y pasan a la lucha por la frontera.Mientras las pandillas luchan por el barrio, las maras lo hacen por las fronteras, ya que quienes controlan las fronteras dominan los hilos sociales del poder, del narcoterrorismo. Eso nunca lo podría hacer una pandilla que no tiene armas, ni logística, ni entrenamiento táctico y estratégico. Que no tienen una estructura y mucho menos una infraestructura del delito para poder avanzar como lo hacen las maras.Argentina un gran caldo de cultivo
-¿Cuáles son los elementos que le llevan a pensar que en Argentina hay maras?-
En Argentina lo que hay es un estado embrionario de maras. Es fundamental aclararlo dicha situación. En la Argentina no hay maras. Lo que hay que hacer es empezar a descartar el desconocimiento, la ignorancia voluntaria...

-¿A quien se refiere con lo de ignorancia voluntaria?-
Al Estado, a las fuerzas de seguridad.Tenemos en el conurbano bonaerense un desastre en materia de seguridad como herencia de la gestión de León Arslanian.Hace más o menos un año, cuando en Argentina el fenómeno de las maras sólo se conocía en el marco académico de los especialistas, el ex ministro "importa" el tema, lo trae y dice que "el problema de la inseguridad en Argentina se debe a la existencia de maras". Siembra una especie de terror que se reproduce en la gente que desconoce el tema. A ello se le suman los medios de comunicación que fueron funcionales a esas declaraciones haciendo informes sobre las maras. Entonces, ponen el ejemplo de la M-18 que evidentemente fue la de mayor acceso para entrar. Así, el noticiero de canal 9 y Radio 10 hicieron un experimento con este tema informando cualquier cosa.Todo queda en evidencia cuando en el país empiezan a producirse como modalidad de delito los grupos comandos en barrios cerrados con el mismo modus operandi. Ahí uno comienza a preguntarse ¿No era que la inseguridad, según el entonces ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, emerge de la exclusión social, de la marginalidad? ¿Pandilleros asaltan como grupos comandos con planes de inteligencia de meses? Es decir que lo que hay es crimen organizado y no las pandillas que se mostraba en los medios.

-El asesinato que se produce en el municipio de La Matanza y que se lo plantea como un acto de maras...
Ese es uno de los primeros indicios que hay. Ocurre que también hay un error en ese caso.No es que la mara se llama "lágrima" como se dijo, sino que al acusado le dicen así por los tatuajes que tiene en su cuerpo. La cantidad de lágrimas tatuadas representan el número de asesinatos cometidos. En este caso es en donde empezamos a hablar de estado embrionario, dado que después de que se liberó al acusado no se supo más nada.Según algunas fuentes que tengo se dice que se fue a Perú donde también hay un estado similar al de nuestro país respecto del desarrollo de las maras.

-¿Cree que estos embriones tienen una relación orgánica con las maras centroamericanas o son imitaciones de ellas?-
Hay de todo. America Latina tiene un retroceso atroz, razón por la cual existen chicos que emergen de la exclusión social y conforman sus pandillas pero también hay otros que vienen de otros lugares del mundo y encuentran en Argentina un lugar propicio para el crimen.Porque acá no hay control, no hay normas. Lo que existe, es anomia.Por otro lado el fenómeno de los medios de comunicación, sobre todo la televisión, que es vista por todo el mundo, generó en materia de información, respecto de este tema algo que es peligrosísimo.A ver, un chico de una pandilla de acá que ve el informe de las maras se identifica con el fenómeno centroamericano y busca tener el mismo grado de resonancia que ellos tienen. Entonces se genera una reproducción de la violencia y una creación propia de los imaginarios colectivos y como no hay conciencia social y el juzgamiento es selectivo se profundiza el problema y se agudiza la crisis.Hoy podemos decir que hay un estado de metamorfosis de las maras. Ya no son lo que eran antes, ya no se van a tatuar porque dejaron de ser pandillas para ser parte del crimen organizado.En Guatemala lo hacen ex integrantes del ejército de elite, "Los Kaibiles", en México por los "Z", integrantes o ex integrantes de estas fuerzas de elite que encuentran fuera de esas organizaciones mayor remuneración que dentro de ellas.

-¿Piensa que en la Argentina las purgas realizadas en la Policía Bonaerense y los bajos salarios de esta fuerza pueden generar una situación similar?-
No se puede afirmar. Estamos en un período de cambio de gobierno. Sí podemos decir que agregar más policías que no están preparados para enfrentar la criminalidad es un barbaridad. Poner policías que no terminaron el colegio es una barbaridad.Para estar al frente de un fuerza que tiene que cuidar la seguridad hay que estar preparado. Si este gobierno, el de Scioli, va a seguir la línea del anterior estamos perdidos. Estas son pequeñas cosas que nos hacen ver que en la Argentina el orden social está en jaque. Mucha gente que se va de la bonaerense o de la federal, con todo lo que aprendieron dentro de la fuerza pueden empezar a cooptar chicos y se arman pandillas, de hecho, así surgen los escuadrones de la muerte y los asaltos comando. Se apartan o los apartan de la policía y encuentran en la cooptación de menores un círculo absolutamente funcional para operar sin ponerse en evidencia.Los jóvenes en la mira
-En su análisis apunta a los sectores juveniles como foco del problema ¿Por qué?-
Primero porque los menores de edad son mas fáciles de cooptar por la gente grande.La educación en Argentina esta devaluada. En realidad, todas las esferas de la sociedad lo están. La familia, que es la célula de la sociedad, está totalmente desmembrada. Hay un quiebre en el tejido social y al desmembrarse la familia los chicos quedan a la deriva. En este sentido hay que aclarar que no todos los chicos que nacen en un medio pobre son delincuentes, eso es un error. Quizás el porcentaje es mayor pero también hay un porcentaje que quiere prosperar y no en el delito. Pero ese alto porcentaje es el que están mirando, o los ex agentes de la bonaerense, de la federal o gente con mucho poder que los usan para realizar delitos que ellos no quieren realizar por una cuestión de jerarquía y autopreservación.

-¿Qué rol juegan las instituciones correccionales para prevenir esto?-
Al no haber regulación todas estas instituciones, al igual que las cárceles, son universidades del crimen. Pandilleros, mareros y algunos policías dentro de las cárceles les dicen a los que están afuera qué hacer. Obviamente siempre hay excepciones.Primero hay que tomar conciencia del problema y después actuar interdisciplinariamente en la solución.

-¿Las maras pueden denominarse como tribus urbanas?-
Si los medios de comunicación siguen diciendo que las maras son tribus urbanas estamos muertos. No son tribus urbanas. Estas pueden ser identificadas en los dark, los raperos, los góticos, etc. Son chicos que buscan diferenciarse desde la estética o la música. Caracaterísticas que si bien las pandillas también las tienen, a diferencia de las tribus urbanas, ellas buscan prosperar en el delito.

-

Fuente: Diario La Capital. Ciudad de Mar del Plata.Por Juan Carrá

-

S.A

SOBRE LOS DERECHOS DE AUTOR


Como bien apunta un entrañable amigo y fino ensayista, toda obra científica o literaria es una especie de palimpsesto, lo único verdaderamente original es la manera de decirlo, el contexto de la construcción y el estilo utilizado en esa escritura.

A Pablo Neruda, premio Nobel de Literatura, se le acusó de plagiar un verso de Rabindranath Tagore.
Si uno compara ambas estrofas, la similitud de palabras es notoria pero la reformulación de la prosa dentro del contexto de su obra, hace la diferencia.

Según prestigiosos abogados consultados, uno de ellos experto en propiedad intelectual, desde una perspectiva eminentemente legal, el acusador cae en una confusión sobre los derechos de autor. El derecho de autor no otorga monopolio sobre la idea sino que únicamente protege, transitoriamente, las formas y expresiones utilizadas para darles una impronta original, es decir se salvaguarda el diseño de la ropa que viste dichas ideas. Por ejemplo, J.K. Rowlings no es dueña de la idea de un niño mago y huérfano sino dueña de la idea de un niño mago huérfano que se llama Harry Potter.

Nosotros los humanos somos copias exactas del 99% de los genes simiescos y, eso, de ninguna manera significa que nos parezcamos (bueno, en la conducta maligna, quizás algunos sí…). El arte y la ciencia construyen a base de bloques, uno encima del otro. Se debe diferenciar entre plagio (que va desde la copia textual hasta la copia substancial de una obra), uso académico (el cual es permitido) y creación independiente (la cual derrota la acusación) con el conocimiento genérico que pertenece a todos. Es por ello que solo existe monopolio de la idea en el tema de las patentes, en cuyo caso la idea está limitada a la descripción exacta y especifica de la patente y por un breve espacio de tiempo.

Todo lo que sabemos es fruto de lo aprendido y memorizado, a lo largo de nuestra vida familiar, escolar, social y cultural. La creatividad literaria, por tanto, es el arte de combinar elementos previamente escritos pero de manera original para imprimirles prestancia y significado inéditos.

APARECIÓ ESTE TEXTO ESCRITO SOBRE LA PARED


Ya que tenemos que morir
que sea después de haber vivido
no solos y desesperados como viejos románticos
sino como hombres, mujeres, híbridos
de ser mortal (e inmortal) que somos.