ENTREVISTA AL SR. MINISTRO DE LA CSJN DR. JUAN CARLOS MAQUEDA

 
 

MUY BUENAS RESPUESTAS DEL DR. MAQUEDA. ENTREVISTA DE CLARÍN EN RELACIÓN A LOS 20 AÑOS DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL. CONCEPTOS CLAROS Y PRECISOS. ÉXITOS Y PENDIENTES.
ESTE ES UN JUEZ QUE NOS REPRESENTA. ES TRABAJADOR, HONESTO, INDEPENDIENTE, EXTREMADAMENTE CAPAZ, RESPONSABLE, CON UNA ENORME TRAYECTORIA EN DEFENSA DE LAS INSTITUCIONES Y LOS DERECHOS...EN DEFENSA SIEMPRE DEL PAÍS.

-
 
Diputado y convencional constituyente hace 20 años, senador y virtual vicepresidente durante la gestión de Eduardo Duhalde, y juez de la Corte Suprema nacional desde 2002, Juan Carlos Maqueda tiene una trayectoria que le permite una mirada integral sobre los aciertos y las deudas pendientes del proceso de reforma de la Constitución.
 

-¿Cuál es el debe y el haber de la reforma del 94?

-Creo que a 20 años de la reforma se puede hacer un balance objetivo que permite ver qué cambios han servido y cuáles no. En general, el balance es bueno, pero no se logró el objetivo central que era la atenuación del presidencialismo. Pero hubo sí otras cosas importantísimas como la incorporación de los tratados internacionales de derechos humanos, que a los argentinos le han permitido acceder a una cantidad de derechos que antes no tenían.
 

-¿Cuáles instituciones funcionaron y cuáles no?




 
-Ha habido instituciones que han sido exitosas, como la creación del Ministerio Público independiente, y otras que muestran dudas, como el Consejo de la Magistratura.
 

-¿Por qué cree que fue así, ¿qué faltó para que sean efectivas?




-Esto es así porque la cultura política fue desviando los objetivos. Tenemos demasiada politización y poca cultura política, como decía Perón. Tanto en la atenuación del presidencialismo como en el Consejo de la Magistratura se han privilegiado las rencillas por encima de los grandes objetivos. Pero hubo en la reforma otras instituciones muy buenas, como la incorporación del amparo y de la acción colectiva. También hubo cosas extremadamente importantes que después no se cumplieron, porque faltaron los acuerdos necesarios, como la constitucionalización de la ley de coparticipación federal.
 

-¿Más aciertos que fracasos, en el balance?




-Hay temas donde la reforma ha sido un verdadero éxito, como ser la constitucionalización de la autonomía municipal. Y ha habido otras cosas exitosas, como que se exija los dos tercios del Senado para el nombramiento de los jueces en la Corte, lo que demanda un acuerdo entre los partidos. También se ha dinamizado la función del Congreso con un nuevo sistema de formación y sanción de las leyes: antes, una ley podía pasar de Diputados al Senado eternamente; ahora no más de tres veces. Y otro de los grandes aciertos de la reforma es haber creado la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y también la constitucionalización de los partidos políticos, la consulta popular, el referéndum y el plebiscito.
 

-¿Y lo más controvertido?




-Quizás los temas más controvertidos estén en el presidencialismo. En los decretos de Necesidad y Urgencia y en la delegación de facultades al legislativo, de lo cual han hecho abusos todos los presidentes, desde Menem hasta Cristina, y han tenido el limite que le ha impuesto la Corte Suprema.